brothers, siblings, newborn-457237.jpg

CÓLICOS EN NIÑOS

El cólico infantil se caracteriza por un llanto excesivo, que se puede definir mediante tres reglas: “Llorar durante más de tres horas al día, tres días a la semana y más de tres semanas”; clínicamente se acompaña de una cara dolorosa, piernas levantadas hacia el abdomen, puños cerrados y músculos abdominales tensos. Comienza en las primeras semanas de vida y desaparece espontáneamente entre los cuatro y seis meses.

Aunque el cólico es un proceso benigno, la mayoría de los padres necesitan y buscan ayuda médica. Los métodos de tratamiento varían de una enfermedad a otra, pero la evidencia en la literatura no determina el método más efectivo.

Se ha comprobado que la adición de probióticos a la leche de fórmula puede tratar eficazmente el cólico infantil; este principio se basa en la presencia de probióticos en la leche materna.

Sin embargo, no se recomienda suspender la lactancia porque la incidencia de cólicos en los bebés amamantados es incluso menor a la de los bebés alimentados con fórmula, y dejar de amamantar eliminará muchos de los beneficios de la leche materna. Los estudios han informado que los bebés amamantados pueden mejorar el sueño y reducir los ataques de cólicos.

Un ensayo clínico aleatoreo informó que eliminar los productos lácteos, los huevos, los granos de trigo y las nueces de la dieta de las madres que amamantan puede reducir la frecuencia de los cólicos infantiles.

Para los recién nacidos o lactantes que no son amamantados, la fórmula ideal para reducir los cólicos es contradictoria; aunque algunos estudios han demostrado que mejorará el uso de la fórmula de leche de soya, no se recomienda porque algunos bebés pueden ser alérgicos.

En bebés con antecedentes de alergia a las proteínas de la leche, la adición de lactasa en la fórmula no mostró efectos beneficiosos significativos.

Otras medidas para combatir los cólicos son los masajes, paseos, uso de chupones, técnicas quiropráctica y acupuntura, pero requieren más investigación para recomendar.

El papel que juegan los padres en la detección y manejo de los cólicos es muy importante, porque el llanto constante del niño puede generar estrés familiar y adoptar prácticas no recomendadas como suspender la leche materna.

 

Fuentes:

Rodríguez, S. M. (12 de agosto de 2013). Cólico infantil: detección de necesidades de educación para el cuidado del recién nacido, a través de una encuesta dirigida a mujeres embarazadas. Obtenido de Perinatología y Reproducción Humana: https://www.medigraphic.com/pdfs/inper/ip-2013/ip134f.pdf

¡SUSCRÍBETE PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES DEL BLOG!

Únete a mi lista de correo electrónico para recibir actualizaciones e información.

Compartir esta publicación:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *