EL ESTREÑIMIENTO

¿QUÉ ÉS EL ESTREÑIMIENTO?
El estreñimiento es un síntoma caracterizado por una disminución del número de deposiciones o existencia de esfuerzo o dificultad excesiva para expulsar las heces. Se considera que un paciente presenta estreñimiento cuando cumple dos o más de los siguientes síntomas en más del 25% de las deposiciones:
1. Número de deposiciones menor a 3 a la semana. 2. Esfuerzo excesivo en evacuar 3. Heces duras. Se consideran excrementos duros cuando son en forma de bolas pequeñas. 4. Sensación de haber evacuado de forma incompleta tras una deposición. 5. Sensación de bloqueo / obstrucción en querer hacer una deposición. 6. Necesidad de ayuda para hacer una deposición (lavativas, supositorios, etc.).
¿DURACIÓN?
El estreñimiento puede ser:
  • – Agudo o transitorio: coincidiendo con un viaje por modificaciones en la dieta eliminando fruta o verdura, enfermedades con la desaceleración, periodos de inmovilidad, por efectos de algunos fármacos.
  • – Crónico: cuando dura más de tres meses. ¿FRECUENCIA? El estreñimiento crónico es un trastorno digestivo frecuente que afecta aproximadamente al 30% de la población general. Predomina en el sexo femenino con aproximadamente 2-3 mujeres afectadas por cada hombre y aumenta en edad avanzada. El estreñimiento puede, además, aparecer con cierta frecuencia durante el embarazo a causa de los cambios hormonales. ¿CAUSAS? El estreñimiento puede tener causas muy diversas. Puede tener causas muy diversas. Puede ser
  • Primario, es decir, por un trastorno del funcionamiento del intestino. Es el más frecuente.
  • Secundario, es decir, a causa de otras enfermedades. 1. Primario. Los estreñimientos primarios se producen por una alteración de la defecación normal. La defecación normal es una función que se produce de la siguiente manera: a. El contenido que llega del intestino delgado al colon ha de llegar al recto de forma conveniente y en tiempo adecuado. Para ello la cantidad de heces ha de ser correcta (cantidad adecuada de fibra en la dieta) y los movimientos del colon han de ser normales.
 
  1. Cuando las heces llegan al recto, éste se distiende y es entonces cuando aparece la sensación de necesidad de defecar. Si el momento es el adecuado se realizará una deposición y si el momento no es el oportuno se provoca una contracción involuntaria del ano con la cual se evita transitoriamente el deseo de evacuar, no realizándose la defecación.
  2. La defecación se inicia cuando se produce una contracción de los músculos de la barriga (pared del abdomen) para facilitar la expulsión de las heces y conjuntamente una relajación del canal anal y de los esfínteres del ano que se abren para que las heces salgan sin dificultad.
La alteración de cualquiera de los mecanismos de la función de la defecación puede producir estreñimiento: hablaremos de estreñimiento funcional. Por tanto, el estreñimiento crónico funcional puede producirse por una o más de las siguientes alteraciones:
  • – Déficit de fibra en la dieta y malos hábitos dietéticos, que no aportan suficiente contenido al colon.
  • – Alteración de la motilidad del colon, que no empuja el contenido hacia el recto de forma adecuada.
  • – Alteración en la sensación de ganas de evacuar que sucede cuando hay un recto demasiado grande (megarecto) o cuando hay algún problema neurológico que altera la sensibilidad que se encarga de hacer notar al enfermo las ganas de hacer de vientre.
  • – Disminución en la presión de la pared abdominal, sobretodo en ancianos, embarazadas, pacientes debilitados y enfermedades neurológicas que puedan afectar a los músculos del abdomen. Cuando eso pasa, los músculos no hacen fuerza suficiente para hacer de vientre.
  • – Alteraciones en la correcta obertura del ano en el momento de la defecación. Hay casos que durante la maniobra de defecación de los pacientes, de forma involuntaria, cierran o abren parcialmente el ano, lo que dificulta la expulsión de las heces. 2. Secundario. El estreñimiento puede ser secundario a otras enfermedades o medicamentos que tienen como efecto secundario esta patología.
  1. El estreñimiento puede aparecer en pacientes con:
  • Enfermedades metabólicas: Diabetes mellitus o Hipotiroidismo.
  • Enfermedades neurológicas: esclerosis múltiples, enfermedad de Parkinson, Ictus o embolias cerebrales, lesiones de la médula espinal.
  • Enfermedades del colon. Cáncer de colon.
  • Uso crónico de medicamentos: compuestos de hierro, alcalinos, algunos antidepresivos o derivados opioides entre otros.
  1. Por enfermedades del colon: cáncer de colon.
  2. c. Por consumo crónico de medicamentos: compuestos de hierro, alcalinos, algunos antidepresivos o derivados opioides entre otros.
 
ESTREÑIMIENTO DURANTE EL EMBARAZO
El estreñimiento puede aparecer con cierta frecuencia durante el embarazo, a causa de los cambios hormonales, cambios en el estilo de vida (más sedentarismo, cambio de dieta por las náuseas), ingesta de medicamentos como hierro y alcalinos y, durante el último trimestre, por la compresión del útero aumentado de tamaño sobre el intestino. Las molestias del estreñimiento durante el embarazo son variadas así como sus complicaciones anales (hemorroides y fisuras anales). El tratamiento consiste en reajustar la dieta y realizar ejercicio. Si no mejora, toma de laxantes, bajo supervisión médica.
CONSECUENCIAS
El estreñimiento crónico no es un trastorno grave en la mayoría de casos. Puede ser molesto y, a largo plazo, favorecer la aparición de otras alteraciones:
  • – Complicaciones anales como hemorroides o fisuras. Suelen aparecer en estreñimientos crónicos que se acompañan de mucho esfuerzo defecatorio. Cuando aparecen estas complicaciones suele aparecer sangre roja generalmente al final de la deposición o al limpiarse (hemorroide), o dolor al momento de defecar (fisura), sobretodo cuando se evacúan excrementos muy duros.
  • – Divertículos del colon. Son pequeñas bolsas en la pared del colon que pueden aparecer por el aumento de presión en el interior del colon. Aparecen más allá de los 50 años y la proporción aumenta con la edad. Pueden no producir ningún síntoma y no es un trastorno grave. En una minoría de casos puede infectarse o sangrar. A pesar de ser una preocupación frecuente de los pacientes con estreñimiento crónico, no hay ningún dato que sugiera que éste se relacione con la aparición del cáncer de colon, ni que los excrementos retenidos en el colon puedan ser perjudiciales o producir otros síntomas como dolor de cabeza, mal aliento o mal sabor de boca.
 
¡SUSCRÍBETE PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES DEL BLOG!

Únete a mi lista de correo electrónico para recibir actualizaciones e información.

Compartir esta publicación:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *