woman, splash, water-438399.jpg

¿POR QUÉ EL FRÍO Y CALOR EXTREMOS NOS CAUSAN DOLOR?

Tanto el calor como el frío extremo pueden hacer que la piel humana se sienta muy incómoda. A menudo, pensamos que la piel y sus nervios es la principal responsable del sentido del tacto, pero lo que los biólogos llaman “somatosensación” y abarca varios sentidos.

Ya sea mecánico, químico o térmico, el estímulo doloroso nos motiva a huir. Cuando pongas tu mano sobre una llama, la sensación de ardor que surge en tu cuerpo hará que la retires de inmediato. Puede ser incómodo, pero el dolor es una prueba de que su cuerpo está trabajando duro para mantenerlo a salvo. Si se pierde la capacidad de sentirlo, existe un problema real.

“El principio básico”, dice el neurobiólogo de la Duke University, EE.UU., Jörg Grandl, “es que las neuronas sensoriales que se proyectan a través de tu cuerpo tienen una serie de canales que se activan con temperaturas frías o calientes.

Con el estudio de ratones genéticamente modificados en los últimos 15 años, los investigadores han podido demostrar que esos canales proteínas incrustadas en las paredes neuronales están directamente implicados en la sensación de temperatura.

El que mejor se conoce se llama TRPV1 y responde al calor extremo. No se suele activar hasta que no se alcanzan los 42 grados centígrados, que tanto en humanos como en ratones se considera dolorosamente caliente.Una vez que tu piel alcanza ese umbral, el canal y el nervio completo se activan, y se transmite una señal al cerebro con un simple mensaje: ¡Ay!

La diferencia con el frio es que la proteína en cuestión se llama TRPM8 y, en lugar de reaccionar al frío extremo, se activa al exponerse a temperaturas frías, pero no dolorosamente frías. Esas dos proteínas sumadas a la TRPA1, una de las menos comprendidas por los expertos permite que la piel detecte una serie de temperaturas y que el cuerpo responda en consecuencia. Y como son nociceptores, su trabajo es ayudarte a evitar ciertas temperaturas.

Los investigadores han definido los límites térmicos en los cuales los receptores TRP se vuelven activos, pero eso no significa que no puedan sufrir variaciones. Por ejemplo, una ducha tibia se siente demasiado caliente si la piel está quemada por el sol.

“Eso se debe a que la inflamación de la piel sensibiliza el canal TRPV1”, dice Grandl, asegurando que el umbral desciende cuando esos nervios comunican la sensación de dolor al cerebro. Pero la temperatura no es lo único que activa esos receptores. También lo hacen algunas plantas.

Tal vez no sorprenda saber que la TRPV1, que se activa con el calor extremo, también reacciona con la capsaicina, un componente de las guindillas. Y la TRPM8 responde a la energía refrescante del mentol, un compuesto químico que se encuentra en las hojas de menta.

El hecho de que sudemos cuando comemos algo picante no se debe a ninguna propiedad inherente a ellos, sino que es consecuencia de que tanto la capsaicina como el calor activan los nervios de la piel y por ende del cuerpo de la misma forma.

Fuentes:

BBC News Mundo. (2017). ¿Por qué el frío y el calor extremos nos causan tanto dolor? https://www.bbc.com/mundo/vert-fut-38963186


¡SUSCRÍBETE PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES DEL BLOG!

Únete a mi lista de correo electrónico para recibir actualizaciones e información.

Compartir esta publicación: